viernes, 4 de octubre de 2019

Camino hacia la extinción - Lars W. Jacobson

Leer una novela fuera de la zona de confort habitual, probar con un estilo diferente puede abrirnos la mente y las perspectivas de nuevas y enriquecedoras experiencias. No había leído ningún libro del autor con anterioridad, pero es seguro que repetiré la experiencia. Tenemos entre manos una obra redonda, adornada por el folclore y el misticismo que rodea a los indios nativos americanos, provocando en el lector una empatía muy habitual cuando leemos relatos o novelas que tratan de su pasado, o más aún cuando somos testigos dentro de un mundo contemporáneo, que desea su extinción, el ocaso final de una raza conectada con la naturaleza, amante de la libertad y muy ligada a cierto lado filosófico presente en culturas algo ajenas a la occidental. Un viaje biográfico maravilloso, que bucea entre el pasado y el presente de forma magistral, de una forma tan imperceptible, que los abundantes flashback se convierten en un momento deseado por el lector, en lugar de un instrumento repetitivo cuando se abusa de él. La trama se amplía como un abanico, para converger finalmente en un clímax muy bien hilvanado. 






Un canto a la libertad subyace a lo largo de toda la novela, presente en el pueblo lakota, en los grupos de moteros, aderezados por una rebeldía innata, un amor incondicional a la verdadera familia que uno elige, a la hermandad que impera en estos rebeldes sin causa, dueños de su propio destino, hacedores de sus propias leyes, y poseedores de su propio código ético. Drama, crudeza, violencia y una pizca de erotismo son algunos de los ingredientes de esta magnífica novela, guiados por la venganza, sin duda la pasión más fuerte de todas. Personalmente creo que un final más dramático hubiera encajado mejor con el tono de la obra, aunque quizás el autor salió un poco de ese rol para dotar al final de un mensaje optimista, de paz espiritual y esperanza para el futuro.

Por mucho que llueva, siempre sale el sol.

jueves, 12 de septiembre de 2019

El tesoro de Nita: El lenguaje de la tierra de Jorge García Garrido

Una saga que no os podéis perder. De modo que si no habéis leído el primer volumen, no os demoréis. Corred a adquirirlo a la mayor brevedad. En este segundo libro veremos un crecimiento asombroso en la complejidad de la trama, un salto exponencial de gran magnitud, llevado de forma excelente por su autor, Jorge García Garrido. Un año puede ser un tramo de tiempo no muy largo, pero los sucesos acontecidos obligaron a madurar a los chicos a marchas forzadas. Nos encontramos a una protagonista más adulta, que se ve obligada a olvidar su niñez y crecer rápidamente, tomando decisiones trascendentales para su futuro y el de sus seres queridos, erigiéndose en protectora de nuestro mundo y aceptando el reto con una valentía admirable. Sin embargo las amenazas que rodean a nuestra protagonista y sus amigos son de una magnitud enorme y las pruebas que deberán superar tendrán un alto coste.



La conexión con el marco en el que se desarrolla la novela es magnífica, y la ambientación de la misma, situada en los años 80 le da un toque romántico muy especial, reforzado con la música que acompaña a muchos pasajes del libro, un elemento de cierta importancia que complementa la historia, pasando a ser casi un personaje más. Las criaturas que aparecen, están cinceladas con un realismo mágico muy interesante, con descripciones imaginativas y precisas, dando un ambiente que trae ante nosotros el folclore vasco y su conexión con la naturaleza. Además se nos presentan nuevos personajes, que no son en absoluto lo que parecen y que conseguirán sorprendernos. Muchos cambios de escenario que enriquecen la novela, y que finalmente confluyen en los últimos capítulos, donde un climax espectacular nos sacudirá hasta los cimientos. 



En definitiva, una experiencia altamente recomendable, que merece mucho la pena paladear y disfrutar, y tener la suficiente paciencia para aguardar la siguiente entrega, ya que las aventuras de Nita han de continuar forzosamente, ya que el autor nos ha obsequiado con un final abierto. De modo, que solo nos queda contar los días para que la tercera novela de la saga se publique.

viernes, 21 de junio de 2019

Crónicas de Gabriel II: Los hijos de la Luz -Miquel Àngel Lopezosa Criado

Las expectativas eran altas, ya que el primer volumen nos dejó el inicio de una saga brillante, con personajes con personalidades carismáticas y una historia con una mezcolanza muy interesante entre mitología y magia. El autor logra superarse en este segundo volumen, desarrollando la trama y los personajes que ya conocemos de forma brillante, dotándoles de gran fuerza, logrando que les cojamos mucho cariño, y lleguemos a preocuparnos por ellos como si formasen parte de nosotros. Los nuevos protagonistas conectan con nosotros de la misma manera, pero en verdad tenían unos duros competidores en los miembros de la familia de Gabriel




El autor maneja de nuevo con mucho acierto los puntos fuertes de su narración, con gran habilidad para envolvernos en el universo que ha confeccionado, y cabe señalar que lo que envuelve a la magia, con sus artefactos, hechizos y unión con los saltos dimensionales es una verdadera maravilla, de lo mejor que puede leerse en el género de fantasía. Personalmente he disfrutado mucho del protagonismo de Hugo, un personaje brillante, que nos depara grandes momentos a lo largo de la narración. Un ritmo adecuado, acelerando cuando es necesario, y con los tempos muy bien controlados y marcados. El conflicto entre las fuerzas del bien y del mal está bien definido, y cumple de sobra todos los arquetipos imprescindibles, incluyendo la unión de personajes de diferente origen en pos de un bien común. Una lectura imprescindible, y deseando que la tercera entrega llegue pronto a mis manos. 



¡Muy buen trabajo!

lunes, 10 de junio de 2019

CRÓNICAS DE GABRIEL: EN BÚSQUEDA DE LA VERDAD – MIQUEL ÀNGEL LOPEZOSA CRIADO

Tenemos ante nosotros una magnífica novela, conducida de forma magistral por su autor, que nos trae una serie de elementos de gran interés, muy bien entrelazados, de forma que consigue despertar nuestro interés desde las primeras páginas. Un pasado desconocido siempre es un atractivo interesante, y el halo de poder que rodea a su protagonista nos hace preguntarnos quién es en realidad este Gabriel. Nos encanta su personalidad, su misión tan importante, de la que vamos sabiendo detalles paulatinamente, entregados por el autor de forma magistral. Estamos inmersos en un viaje iniciático, rodeados de magia por doquier, cuya explicación y desarrollo es uno de los puntos fuertes de la novela, y es sencillamente maravilloso ver el arquetipo de hechicería que ha confeccionado el autor. Una exquisitez. 



Luz y oscuridad. Bien y mal. Un viejo conflicto muy poderoso en las novelas de fantasía, que en este libro resulta el eje principal en el hilo conductor de la trama. Un conflicto de proporciones realmente épicas, donde toda la creación se ve envuelta. La mezcolanza entre el mundo humano terrestre y el mitológico, que puede resultarnos muy familiar es  excelente, y los distintos escenarios, así como su forma de acceder a ellos revela una calidad fuera de lo común por parte de la pluma del autor, y nos lleva en volandas por cada una de sus páginas. Los personajes que protagonizan la novela nos hacen empatizar con ellos de forma muy temprana, identificándonos con sus personalidades por completo. Un grupo variopinto, que nos hará reír, llorar y divertirnos con ellos a cada paso. El adversario, tan importante en las novelas épicas es de una envergadura tal, que a veces tenemos la sensación de que el grupo pretende hacer es misión imposible, pero nos enseñan magistralmente que nada es imposible si uno cree en sí mismo. En definitiva, una novela de la más alta calidad, un primer volumen que engancha, y que te prepara para un segundo asalto,  que ansiamos devorar de la misma manera que hemos disfrutado este primer libro de las aventuras de Gabriel. Un libro con un ritmo excelente, con los tiempos muy bien empleados y un ritmo adecuado para cada momento de la trama. Una novela altamente recomendable.


jueves, 7 de marzo de 2019

Ainulindalë, La Música de los Ainur

14 de Septiembre de 1.988. Con tan solo catorce años, recibí un regalo muy especial. Mi hermano mayor me obsequió con un magnífico regalo, la obra de inconclusa de J.R.R. Tolkien. Para entonces ya había leído El Hobbit y El señor de los anillos. No vamos a engañarnos respecto a la homogeneidad del libro -como compendio unificado de diferentes extractos de duración diversa-. Es algo inconexo, y ofrece una visión algo lejana de lo que relata, y de ningún modo puede considerarse una novela. Sin embargo, me fascinó la composición de la mitología más profunda del universo de Tolkien.

De un concepto arraigado de en ciertas religiones contemporáneas, nace Eru Illuvatar, una deidad omnipotente, que mitigó su soledad creando a los Ainur, hijos de su pensamiento, y que fueron su primera creación, antes de cualquier otra cosa. Tolkien elige la música como lenguaje universal para desarrollar la comunicación y la comprensión entre sus vástagos. Les cantó un tema poderoso, que asombró a todos los Ainur. Les ordenó que realizarán una gran música, y con el poder de la llama imperecedera -influencia de mitología nórdica en un autor en el que se apreciaba cierta presencia del catolicismo- los poderes de los Ainur se manifestarían en el vacío y este ya no sería tal.

De una discordancia provocada por Melkor, vivimos la primera rebelión ante su poder, pero todo pertenece a sus designios como ente todopoderoso. Somos testigos de la incombustible ambición del hijo más dotado de Eru, cuyo deseo de arruinarlo todo y ser el rey de todo ocuparía toda su existencia. El mundo de Arda les fue revelado como una premonición, y pudieron ser testigos de la llegada de los primeros nacidos. El poder de Illuvatar dio forma a la música y pensamientos de Ainur, y tras pronunciar ¡Eä!, tras enviar al vacío la llama imperecedera, dio forma al mundo. Los Ainur bajaron a completarlo, ya que apenas nada de lo revelado estaba hecho, y tenían mucho trabajo por delante.

Tenemos ante nosotros un relato interesante, de tono poético, con una íntima conexión con la naturaleza, muy presente en toda su obra, con una presencia maligna que empieza a revelarse. La lucha entre un bien puro y un poder oscuro, tan presente en toda su obra empezaba a manifestarse en su universo. De los Ainur continuaremos hablando en el siguiente fragmento de El Simallirion, El Valaquenta.


jueves, 24 de enero de 2019

El príncipe Valiente

La época del Rey Arturo siempre produjo en mí persona una fascinación especial. Preconizaba una fase de transición muy interesante tras la caída del Imperio Romano de Occidente. Una época llena de aventuras, donde los ideales del romanticismo nadaban como un pez en al agua. Unos días donde el honor y la caballerosidad eran más importantes que la manera de vivir y morir. El fin no justificaba los medios, al menos para los nobles integrados en la caballería, o al menos los de los protagonistas de las novelas. Sabemos que la realidad distaba mucho de la ficción. La condición humana no permite muchos anhelos cercanos a cualquier utopía. De cualquier modo, mi primera conexión con la leyenda Artúrica no fue directamente con la figura del monarca británico, sino con la magnífica obra  de Harold Foster, una novela gráfica bastante extensa, El príncipe Valiente.



El 13 de febrero de 1.937 se publicó por primera vez, y se convertiría en una obra maestra del comic, alcanzando gran influencia en otros artistas, ya que fue precursora del género de las historias de aventuras. Previamente Foster trabajó en la tira cómica de Tarzán , adaptada de las novelas de Edgar Rice Burroughs , que comenzó el 20 de octubre de 1928. Foster volvió a hacer la tira dominical de Tarzán a partir del 27 de septiembre de 1931, continuando hasta que Burne Hogarth se  hizo cargo del personaje el 9 de mayo de 1937. Se había cansado de trabajar en una adaptación y comenzó a planear su propia creación.William Randoplh Hearst , que durante mucho tiempo había querido que Foster hiciera una tira cómica para sus periódicos, quedó tan impresionado con el lanzamiento de Foster para el príncipe Valiente, que le prometió a Foster una división del 50% del ingreso bruto en la tira, una oferta muy rara en esos días. El príncipe Valiente se estrenó el 13 de febrero de 1937 y continuó durante décadas.

En mi juventud encontré todos los tomos de esta magnífica obra en unas estanterías, medio cubiertos de polvo. Su lectura me atrapó desde el inicio, y quedé fascinado de inmediato. Era una obra de arte en formato de viñeta, y aunque ya había leído algunos cómics de otra índole, ninguno tenía esta perfección y esta calidad. Y aún no he encontrado ninguno que se le aproxime. Guardo un grato recuerdo de un maravilloso disfraz que mi madre me confeccionó con gran amor y habilidad, con el símbolo del caballo bermellón impreso en el escudo redondo y en la túnica azulada. 


Seguí sus aventuras hasta que dejó el testigo en manos de su más avezado colaborador John Cullen Murphy. Me resultó sumamente difícil aceptar este cambio, pero la edad no perdona. En 1970, Foster sufría de artritis y comenzó a planear su retiro. Hizo que varios artistas dibujasen las páginas dominicales antes de elegir a Murphy como su colaborador y sustituto permanente en 1971. Murphy sacó la tira de los guiones de Foster y los bocetos a lápiz. Foster dejó de ilustrar (y firmar) las páginas del Príncipe Valiente en 1975. Durante varios años, continuó escribiendo la tira y haciendo diseños bastante detallados para Murphy, eventualmente haciendo cada vez menos tanto la escritura como el arte hasta que la anestesia prolongada durante una operación tomó su recuerdo y ya no recordaba haber hecho el príncipe Valiente. Foster tenía 73 años cuando fue elegido miembro de la Royal Society of Arts de Gran Bretaña , un honor dado a muy pocos estadounidenses. Murió en Spring Hill en 1982. Un verdadero genio.


Recomiendo a los amantes de las leyendas artúricas que no conozcan esta obra, que se hagan con ella lo antes posible. A pesar de no tratarse de una novela, estoy convencido que no sentirán decepcionados, sino al contrario. Señalar que existen adaptaciones tanto animadas como películas, pero como cabía esperar, ninguna le hace justicia. 

Entrada importante

Camino hacia la extinción - Lars W. Jacobson

Leer una novela fuera de la zona de confort habitual, probar con un estilo diferente puede abrirnos la mente y las perspectivas de nuevas y...