jueves, 24 de enero de 2019

El príncipe Valiente

La época del Rey Arturo siempre produjo en mí persona una fascinación especial. Preconizaba una fase de transición muy interesante tras la caída del Imperio Romano de Occidente. Una época llena de aventuras, donde los ideales del romanticismo nadaban como un pez en al agua. Unos días donde el honor y la caballerosidad eran más importantes que la manera de vivir y morir. El fin no justificaba los medios, al menos para los nobles integrados en la caballería, o al menos los de los protagonistas de las novelas. Sabemos que la realidad distaba mucho de la ficción. La condición humana no permite muchos anhelos cercanos a cualquier utopía. De cualquier modo, mi primera conexión con la leyenda Artúrica no fue directamente con la figura del monarca británico, sino con la magnífica obra  de Harold Foster, una novela gráfica bastante extensa, El príncipe Valiente.



El 13 de febrero de 1.937 se publicó por primera vez, y se convertiría en una obra maestra del comic, alcanzando gran influencia en otros artistas, ya que fue precursora del género de las historias de aventuras. Previamente Foster trabajó en la tira cómica de Tarzán , adaptada de las novelas de Edgar Rice Burroughs , que comenzó el 20 de octubre de 1928. Foster volvió a hacer la tira dominical de Tarzán a partir del 27 de septiembre de 1931, continuando hasta que Burne Hogarth se  hizo cargo del personaje el 9 de mayo de 1937. Se había cansado de trabajar en una adaptación y comenzó a planear su propia creación.William Randoplh Hearst , que durante mucho tiempo había querido que Foster hiciera una tira cómica para sus periódicos, quedó tan impresionado con el lanzamiento de Foster para el príncipe Valiente, que le prometió a Foster una división del 50% del ingreso bruto en la tira, una oferta muy rara en esos días. El príncipe Valiente se estrenó el 13 de febrero de 1937 y continuó durante décadas.

En mi juventud encontré todos los tomos de esta magnífica obra en unas estanterías, medio cubiertos de polvo. Su lectura me atrapó desde el inicio, y quedé fascinado de inmediato. Era una obra de arte en formato de viñeta, y aunque ya había leído algunos cómics de otra índole, ninguno tenía esta perfección y esta calidad. Y aún no he encontrado ninguno que se le aproxime. Guardo un grato recuerdo de un maravilloso disfraz que mi madre me confeccionó con gran amor y habilidad, con el símbolo del caballo bermellón impreso en el escudo redondo y en la túnica azulada. 


Seguí sus aventuras hasta que dejó el testigo en manos de su más avezado colaborador John Cullen Murphy. Me resultó sumamente difícil aceptar este cambio, pero la edad no perdona. En 1970, Foster sufría de artritis y comenzó a planear su retiro. Hizo que varios artistas dibujasen las páginas dominicales antes de elegir a Murphy como su colaborador y sustituto permanente en 1971. Murphy sacó la tira de los guiones de Foster y los bocetos a lápiz. Foster dejó de ilustrar (y firmar) las páginas del Príncipe Valiente en 1975. Durante varios años, continuó escribiendo la tira y haciendo diseños bastante detallados para Murphy, eventualmente haciendo cada vez menos tanto la escritura como el arte hasta que la anestesia prolongada durante una operación tomó su recuerdo y ya no recordaba haber hecho el príncipe Valiente. Foster tenía 73 años cuando fue elegido miembro de la Royal Society of Arts de Gran Bretaña , un honor dado a muy pocos estadounidenses. Murió en Spring Hill en 1982. Un verdadero genio.


Recomiendo a los amantes de las leyendas artúricas que no conozcan esta obra, que se hagan con ella lo antes posible. A pesar de no tratarse de una novela, estoy convencido que no sentirán decepcionados, sino al contrario. Señalar que existen adaptaciones tanto animadas como películas, pero como cabía esperar, ninguna le hace justicia. 

jueves, 17 de enero de 2019

La pluma muerta


La pluma muerta.



Ominosas trompetas resuenan en la noche,
anunciando terribles nuevas,
dignas de un heraldo de destrucción...


La oscuridad se cierne sobre nuestras almas,
extendiendo su manto sin esperanza
sobre nuestra fragmentada psique...


¿Qué otra cosa podíamos esperar en estos tiempos sin luz?
Las almas de los poetas navegan en un mar
de profundo desconcierto,
y
 lloran con desespero,
pues nadie queda para saborear
los cánticos de sus agitados corazones...
  

Nada queda sin el sentir del alma,
sin el profundo desasosiego de un corazón roto,
mas en estos días aciagos
la humanidad ha dado la espalda al amor,
obcecándose en un mundo de burdas banalidades,
dejando a los sentimientos cubiertos
por una fría capa de superficialidad...


Mis ojos lloran ante la indiferencia
de unos seres muertos,
que caminan sin rastro de vida en sus maltrechos cuerpos,
y con desesperación agarró mi vieja pluma,
usando mis lagrimas como tinta,
escribo mis últimos versos,
la postrera estrofa
de una pluma muerta...




sábado, 5 de enero de 2019

La última rosa del edén


La última rosa del edén.

Los primeros rayos de luz acariciaron mi rostro con ternura,
instándome a despertar,
obligándome a contemplarte con los ojos llenos de realidad,
y aunque siento tu silueta junto a mi cama,
mis manos no pueden acariciarte y mis labios no pueden besarte...

 La fragancia de tu perfume permanece,
 sobre la almohada siento el tacto de tus cabellos de seda,
y aún siento el latir de tu corazón junto al mío,
mientras al otro lado de la ventana,
las hermosas flores de los cerezos descienden
mecidas por la suave brisa de tu voz celestial,
y al escuchar en mi mente tu voz mi alma se siente reconfortada…

Mi laúd suena desafinado,
pues ya no escucho con otra cosa que no sea mi corazón,
y solo tu voz por la mañana hace que me sienta feliz...
 Tu ausencia me llena de melancolía y añoranza,
aunque el anhelo por escucharte
me da fuerzas para vivir para siempre…

Acaricio las herrumbrosas cadenas que me retienen,
buscando el valor necesario para romperlas,
soñando que al otro lado del estanque lleno de juncos plateados
estés tú, la última rosa del edén,
la flor más hermosa de la creación,
a quien he entregado mi corazón y mi alma,
sin reservas y aun sin esperanza...

¿Mas qué puedo hacer sino adorarte?
Cada noche sueño con tu rostro, con tus profundos y hermosos ojos,
y cada minuto del día te lo entrego a ti,
pues tú eres quien hace que mi mundo se detenga,
¿Acaso no lo ves?
¿Acaso no ves que te amare de aquí a la eternidad?...


sábado, 22 de diciembre de 2018

Y Dios creó al primer Vampiro -Manuel Tomás Llinares Morales

Tenemos en nuestras manos un libro de ritmo muy dinámico, un sello característico de este hábil autor, que maneja los tiempos de la novela corta con maestría, transportándonos a un mundo contemporáneo a la par que fantástico, ofreciéndonos siempre un punto de vista original y situaciones que no esperamos. 



El misticismo que rodea al mito de los vampiros siempre ejerce un poderoso influjo sobre nosotros. Nos encontramos con una concepción diferente, pero si lo analizamos detenidamente, posee una fuerza innegable, e incluso una verosimilitud tan importante, que nos lleva a preguntarnos, ¿cómo no ha sido explorada con anterioridad? Un gran acierto por parte del autor. Nos encantan además las conspiraciones y las camarillas dentro de la iglesia católica, lo que es otro punto de favor para disfrutar con esta novela. El estilo de narrador en primera persona -coloquial y cercano- encaja como un guante en el desarrollo de la trama, y nos hace disfrutar mucho de esta historia. 


En definitiva, una gran oportunidad de pasar un rato entretenido y agradable. Una novela que nos hará escapar de la realidad de nuestra monotonía por unas horas, y lo único que eventualmente podemos echar en falta es un mayor desarrollo para disfrutar durante un mayor lapso de tiempo de esta aventura original y fresca.



domingo, 14 de octubre de 2018

Donde habita el miedo - Maite R. Ochotorena

Una novela trepidante, cautivadora, capaz de remover tu ser hasta lo más profundo. Un éxito más de Maite R. Ochotorena, una autora que sabe conectar con el lector con autentica maestría, y que es una de las autoras independientes más solidas del mercado. Sus obras merecen sin duda un lugar de privilegio en nuestras bibliotecas. 

Maneja la emoción del temor con gran habilidad, y lo transmite de forma coherente e incluso brillante. Esta novela tiene la ventaja de desarrollarse en un entorno próximo a la autora, no lejos de su Donostia natal, y es palpable que conoce la zona como la palma de su mano, lo que dota a la obra de un realismo que adquiere la categoría de personaje propio. La capacidad de la autora de moverse como pez en el agua en distintos marcos narrativos, es absolutamente brillante, y no está al alcance de todos los que nos dedicamos a plasmar nuestras ideas y sensaciones con una pluma y tintero, aunque sea metafóricos. 



Donde habita el miedo se mueve en una línea argumental que no te va a dejar indiferente, sumergiéndose de lleno en un tema delicado como es la violencia de género, una de las mayores lacras de la sociedad, que tiene las maneras de una presencia demoniaca: existe desde los albores de la humanidad y parece imposible ponerle fin. Ante el desafío de la muerte, todos nos encontramos solos y aunque pueden auxiliarnos, es una batalla que debemos afrontar por nosotros mismos o puede llegar a consumirnos. El miedo, el terror, el sometimiento de la voluntad y la lucha por romper unas cadenas en torno a una psique maltratada y vilipendiada son elementos importantes dentro de la estructura de la novela. No será extraño que esta obra os cree cierta angustia. Empatizar y sentir admiración por su protagonista serán sensaciones que sin duda se experimentan mientras avanzamos por sus páginas. Incluso puede embargarnos una sensación de nostalgia y añoranza por nuestra familia e infancia, donde acostumbramos a sentirnos más protegidos. 



La autora muestra su capacidad para construir los personajes de forma sólida, incluso en una novela algo menos extensa, mediante una excelente conexión con nuestras mentes. Sabe meterse en nuestros cuerpos y remover todo nuestro ser. Donde habita el miedo te atrapará, te hará sufrir y odiar, pero también te dará esperanzas en que todo se puede llegar a superar.

Una obra excelente.


jueves, 4 de octubre de 2018

El Nido de Mus - Jorge García Garrido

El autor nos acerca de nuevo a la naturaleza, ofreciéndonos una experiencia didáctica, cercana y perfectamente elaborada. Bajo el trasfondo del acoso escolar, Mus, una criatura maravillosa nos enseñará los valores más importantes de la vida, algo común a todos los seres vivos del planeta. Muy recomendable para niños, que pueden aprender mucho de este magnífico cuento.



Es el segundo libro que leo del autor, y he vuelto a disfrutar como un niño de la lectura de un nuevo cuento de su pluma. Un estilo depurado, y magistralmente conducido, de nuevo, como en El Tesoro de Nita, con una alma didáctica, muy adecuada para los más jóvenes. Me ha sorprendido el paso se soslayo por el tema del abuso infantil, que le da una verosimilitud muy convincente al retrato de los chicos y la relación existente entre ellos. Nos retrotrae a nuestra propia infancia, donde hemos sido testigos de agrupaciones similares, o incluso pertenecido a ellas. Tiene la clase un punto de añoranza respecto a los tiempos actuales, donde quizás los chicos han perdido algo la inocencia, incluso en edades tempranas. 

La naturaleza vuelve a estar presente como un personaje más en la bibliografía del autor, y goza de una presencia importante y poderosa, llevándonos en volandas a lo largo de unas páginas muy bien elaboradas, con un lenguaje cuidado al detalle y unas metáforas que evocarán en nosotros una profunda conexión con la protagonista de la historia. Nos enseña el autor un mundo cambiante, donde la comprensión de las diferentes perspectivas de otras personas o animales resulta primordial para llegar a comprender a nuestros semejantes. No hay desafío lo suficientemente grande si nuestro corazón es valiente y la abnegación es la brújula de nuestras vidas. Mus, la pequeña musaraña  nos lleva en volandas a lo largo de su vida, atrapándonos con su determinación y valor, siendo un impagable ejemplo para grandes y pequeños. 



Una obra muy entretenida, que hará las delicias de sus lectores, que sin duda esperaremos nuevas historías de este magnífico autor. 


jueves, 30 de agosto de 2018

La mensajera del bosque


En la vorágine de novelas que tan amigablemente nos rodean estos días, deseosas de hacerse un nombre, y triunfar en el Premio Literario de Amazon 2.018, destaca poderosamente La mensajera del bosque, la última novela de la prolífica autora guipuzcoana Maite R. Ochotorena, que nos presenta su quinta novela, un proyecto algo diferente a lo que nos tiene acostumbrados, pero al igual que las cuatro anteriores, nos presenta un libro compacto, bien hilvanado, con personajes bien construidos y un ritmo alto, magistralmente sostenidos por pequeñas pausas intercaladas de forma magistral por la autora. Actualmente cada libro de su puño y letra es una garantía de calidad. 



Se trata de una novela con un mensaje implícito: el planeta está herido de muerte. La necedad de los seres humanos ha alcanzado cotas inimaginables y el equilibrio ha de restaurarse. La mensajera del bosque es una ninfa, una redentora, un mesías destinada a llevarnos de vuelta al equilibrio, a un mundo sosegado, al punto medio del ying y del yang. Sin embargo, tal vez en una alegoría inconsciente a la religión católica, nuestra propia salvadora necesita de ayuda para sobrevivir y quizás llevar a cabo su destino. Disfrutamos de una disputa entre el bien y el mal, representado por un misterioso hombre carente de moral, dispuesto a pervertir los dones de curación y sanación, y transformarlos en algo maligno y mortífero.




La historia nace desde un punto de desesperación, donde la memoria de la protagonista es un lienzo de un estudio de arte, casi en blanco, que la autora, mediante hábiles pinceladas nos ayuda a llenar paulatinamente. El ritmo va in crecendo, y nos conviene paladear el misterioso inicio, ya que desconocemos por completo que tenemos entre manos.  Hay giros que nos sorprenden en sobremanera, y a medida que la historia avanza nos atrapa y  maniata, hasta el punto de tornarse trepidante, y se nos hace muy difícil dejar de leerla y necesitamos su contacto en todo momento. La extensión de la novela es considerable, pero su lectura es muy dinámica, y particularmente disfruté mucho de la lectura de cada página. Un gran punto a favor es además la construcción de cada personaje, muy cuidada, dándolos a conocer en las dosis adecuadas.




En definitiva, estamos ante un nuevo éxito de Maite R. Ochotorena, que una vez más vuelve a mostrar su calidad como narradora, transmitiéndonos un sinfín de emociones y sensaciones, transportándonos a un mundo en cierta manera mágico, al mismo tiempo real e imaginario, donde la justicia reside en los brazos de la madre naturaleza. ¡Una lectura imprescindible! 



Entrada importante

El príncipe Valiente

La época del Rey Arturo siempre produjo en mí persona una fascinación especial. Preconizaba una fase de transición muy interesante tras la c...